Saltar al contenido
Mundo Whiskey

Whiskey Irlandes

Irish whiskey

Hablaremos un poco de una de las bebidas destiladas más populares que suele estar presente en la mayoría de las grandes celebraciones. Como por ejemplo el día de San Patricio, así es, nos referimos al whiskey irlandés.

El whiskey irlandés o Irish Whiskey es uno de los primeros y más conocidos whiskies del mundo, principalmente porque este fue de las primeras creaciones que dió paso a la amplia variedad que disfrutamos hoy día. Suele ser confundió con el whisky escocés pero, al igual que los otros tipos se elaboran de forma y con ingredientes distintos.

Desde hace muchos años y hasta la actualidad el whiskey irlandés se prepara de la misma forma tradicional. Es decir, con el mismo proceso artesanal que logra un sabor más suave con el pasar de los años. Si tú eres uno de los fanáticos del whiskey irlandés y quieres saber un poco más de él, solo continúa leyendo que nosotros te lo contaremos todo.

Photo by Khara Woods on Unsplash

Historia del Whiskey Irlandés

Cuando se trata de la historia del whiskey podemos meternos en problemas dependiendo de con quién hablemos. Pues, el origen en sí no está muy bien definido pero sí bastante reñido entre los irlandeses y los escoceses. Según las historias de cada uno podrían decir que ellos son los creadores de esta bebida tan querida. Aunque, si nos dejamos llevar por una de las teorías más conocidas Irlanda dio el primer pasó de la creación.

Según relata la historia, dicho paso se dio aproximadamente en el año 1400, luego que la gran mayoría de los monjes se trasladarán a Irlanda por la cantidad de problemas religiosos que vivía el resto de Europa. A partir de su llegada, Irlanda comenzó la práctica del catolicismo y como los monjes acostumbraban a destilar perfumes también se inició la destilación de la cerveza. Sin embargo la creación del whiskey irlandés en sí, fue una mezcla que hicieron los irlandeses cuando decidieron destilar la bebida que acostumbraban a tomar los monjes.

Después de este proceso se especula la distribución del whiskey irlandés en Escocia, donde sufrió algunos cambios y se creó la versión del whisky escocés. No obstante, si le preguntamos la historia a algún nativo de Escocia seguro nos contará la historia al revés.

Photo by Mathew Schwartz on Unsplash

De igual forma la historia del whiskey irlandés no acaba allí, esta bebida es de tanta importancia que tuvo incidencia en muchas otras ocasiones. Recién empezaba a salir el whiskey lo utilizaron muchísimo como un complemento medicinal, ya que este lograba eliminar de forma natural las bacterias alojadas en el cuerpo. Por lo que se le llamó Uisce Beatha en irlandés, es decir agua de vida.

Incluso fue utilizado por uno de los grandes personajes históricos de Irlanda, el rey de Inglaterra Enrique II, quién lo tomaba para aumentar su espíritu durante las peleas. El whiskey irlandés obtuvo una gran popularidad a mediados del siglo XIX, convirtiéndose en el whiskey más tomado en el mundo. Pero, la situación cambió en el siglo XX cuando Inglaterra impuso una gran cantidad de impuestos por su exportación y Estados Unidos decidió regularizar la entrada del mismo.

Con esto la producción bajó muchísimo y los fabricantes se vieron fuertemente afectados. No fue sino hasta hace poco cuando la producción del whiskey irlandés volvió a aumentar entre un 25% y 30%, volviendo al mercado como uno de los mejores que siempre ha existido.

Proceso de elaboración del Whiskey Irlandés

Como indicamos anteriormente, el whiskey irlandés se elabora de la misma forma desde hace muchos años, por lo que esta es una parte muy importante para cualquier irlandés amante del whiskey. El mismo se fabrica única y exclusivamente con tres ingredientes previamente seleccionados, entre ellos el agua, la cebada malteada y la cebada sin maltear. Las dos últimas comúnmente cosechadas en las propias tierras de Irlanda para mantener la tradición.

El primer paso de la elaboración es preparar la mezcla inicial de los tipos de cebada según su procedencia, la cual depende de cada fabricante y es la encargada de realzar el sabor. Luego, el paso siguiente es el malteado, en él, la cebada se limpia y comienza a germinar con agua a altas temperaturas. Este paso será el encargado de hacer crecer cada grano de cebada, sin embargo, como puede llegar a germinarse demás luego de cierto tiempo se introducen en un horno para secarlos.

Cuando la cebada logra secarse empieza el trabajo del molino, para después mezclar con abundante agua e iniciar la tanda de fermentación que acaba en aproximadamente 3 días. El líquido obtenido debe destilarse, y como se trata de un whiskey irlandés se destila 3 veces o como mínimo 2. Se le agrega la cantidad de agua necesaria para que el líquido almacene entre 40 y 50 % de alcohol e inicia el característico almacenamiento de los este tipo de bebida, en este caso de 6 a 7 años, para su añejamiento en barricas, especialmente de roble.

Marcas reconocidas de Whiskey Irlandés

El whiskey irlandés fue durante algunos años el whiskey más vendido en todo el mundo, así que entre las marcas disponibles hay bastante variedad. Pero, como todo algunas son mejores que otras y esas se han ganado el corazón de los fanáticos del whiskey irlandés. Entre las marcas más reconocidas encontramos a las más pioneras, es decir: